¿Por qué el perro vomita comida sin digerir?

Después de que nuestro perro come su comida, es de esperar que ésta se desplace rápidamente a través del esófago hacia su estómago, y después pase al tracto intestinal.

Por lo tanto, puede ser bastante sorprendente ver a nuestro perro vomitar el alimento no digerido, da igual si ocurre justo después de comer o varias horas después.

¿Por qué el perro vomita comida sin digerir?

Pero si el perro vomita alimentos no digeridos, la causa podría ser algo tan leve como comer demasiado rápido, o deberse a problemas más graves, como una obstrucción.

Debido a que hay varias posibilidades, siempre es buena idea consultar a tu veterinario si tu perro continua vomitando comida sin digerir.

Causas de que un perro vomite comida sin digerir

Si el vómito ocurre a los pocos minutos después de comer, puede deberse a varias causas diferentes. Por ejemplo, si el esófago del perro pierde el tono, termina dilatándose, lo que hace que ya no sea eficiente empujando la comida hacia el estómago, es lo que se conoce como megaesófago, que hace que los perros regurgiten la comida poco después de comer.

Otras causas son: comer demasiado rápido, excitación, inflamación o estenosis del esófago, cuerpos extraños esofágicos o incluso tumores.

Por otra parte, esperamos que la comida que el perro ha comido en el desayuno, esté digerida y lista para salir del estómago a la hora de la cena, por eso sorprende que el perro la vomite sin digerir después de 6 o 10 horas después.

Hay varias causas que pueden provocar que un perro vomite alimentos no digeridos horas después de comer, pero solo un veterinario puede dar un diagnóstico preciso.

En algunos casos, puede ser un signo de obstrucción. El perro puede haber ingerido algo que puede estar interfiriendo con el paso normal de los alimentos, afectando a su motilidad.

Los perros con una obstrucción pueden vomitar, tener dolor abdominal, pérdida de apetito, dificultad para defecar, o en algunos casos, diarrea. Si sospechas que tu perro se ha tragado algo que puede estar produciendo una obstrucción, llévalo al veterinario inmediatamente.

A veces, los perros pueden tener problemas de motilidad que provocan una digestión más lenta. La presencia de comida sin digerir en el vómito puede, por lo tanto, indicar un problema de motilidad.

Esto puede resolverse alimentando al perro con una mayor cantidad de fibra, para ayudar a aumentar la motilidad al mover los alimentos hacia adelante.

En casos persistentes, los veterinarios pueden sugerir medicamentos para aumentar la motilidad para estimular la válvula estomacal.

¿Es vómito o regurgitación?

En el caso de que el perro expulse la comida no digerida justo después de haberla comido, existen posibilidades de que sea una regurgitación, en vez de un vómito. Vamos a ver la diferencia entre los dos.

La regurgitación es bastante pasiva, los perros simplemente bajan la cabeza y echan la comida sin digerir. La comida expulsada nunca ha llegado al estómago, y muchos perros se sienten tentados a volver a comerla ya que no está empapada de ácidos estomacales y aún puede tener un buen sabor.

En cambio, durante el vómito, los perros muestran síntomas de un dolor, tal vez babeen o estén más aprensivos; y finalmente empiezan las arcadas con fuertes contracciones estomacales, que resultan en el vómito de la comida sin digerir.

Es importante tener en cuenta que la regurgitación y el vómito no siempre pueden diferenciarse tan fácilmente. Hay casos en los que los perros pueden vomitar a los pocos minutos de comer, y casos en los que los perros pueden regurgitar horas o incluso días más tarde.

Si no estás seguro de lo que es, consulta a tu veterinario.