Omega 3 para perros

Los ácidos grasos Omega 3 son suplementos nutricionales que se utilizan tanto para las personas, como para los animales. Sus múltiples beneficios ayudan, entre otras cosas, en las afecciones de la piel, las alergias, la función renal, los linfomas, las enfermedades cardíacas, la función cognitiva, o la artritis.

No es de extrañar, que muchos veterinarios la recomienden para tratar o prevenir enfermedades, pero, ¿realmente sabes qué son los ácidos grasos Omega 3 y cómo usarlos de manera segura y efectiva?   Los ácidos grasos Omega 3 son cadenas de moléculas de carbono unidas con enlaces simples o dobles. Un ácido graso esencial no puede ser fabricado por el cuerpo, la única forma de obtenerlo es mediante la dieta.

Omega 3 para perros

Es por eso que los perros y demás animales de compañía, tienen una necesidad dietética de ácidos grasos Omega 3, como ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico ( DHA).

La importancia del Omega 3 reside en su función como reductor de la inflamación en el cuerpo de los animales. Muchas mascotas tienen problemas de salud causados ​​por una elevada inflamación en el cuerpo (el Omega 6, entre otras cosas, aumenta la inflamación), por lo que la mayoría de ellas se benefician de los suplementos de ácidos grasos Omega 3.

La mayoría de los alimentos y premios para mascotas tienen una gran cantidad de ácidos grasos Omega 6, y contienen muchos menos ácidos grasos Omega 3 debido al costo que conlleva.

Se cree que una relación aproximada de 5:1 de ácidos grasos Omega 6 y Omega 3, es esencial para promover la salud y mantener la homeostasis en el cuerpo de tu mascota. Por lo tanto, es importante complementar la dieta de la mayoría de las mascotas con suplementos de Omega 3.

Beneficios del Omega 3

Una piel y un pelaje sanos

Darle a tu mascota un suplemento de Omega 3 puede ayudar a reducir la inflamación y, por lo tanto, disminuye la intensidad de la mayoría de los tipos de alergias, incluidas las alergias a las picaduras de pulgas, las alergias por inhalación o contacto, y las alergias alimentarias.

Los ácidos grasos Omega 3 también ayudan a disminuir la sequedad de la piel y la caspa, y otros trastornos de la descamación de la piel. También puede reducir la dosis de cortisona y antibióticos para las diferentes afecciones de la piel.

Mejora el sistema inmunológico de las mascotas mayores

Los animales senior generalmente tienen un sistema inmunológico más débil, y son mucho más propensos a la inflamación y a las infecciones. Por lo tanto, el Omega 3 puede beneficiar a estos animales, debido al papel de la inflamación en muchas enfermedades cerebrales degenerativas. Los suplementos de Omega 3 pueden ayudar a disminuir, e incluso revertir la inflamación cerebral en muchas mascotas mayores.

Ayuda a disminuir la inflamación

La inflamación es la causante de muchas enfermedades, como la artritis, las enfermedades renales, las enfermedades cerebrales y las enfermedades cardíacas. Las enfermedades autoinmunes también son comunes en estos órganos.

El Omega 3 ayuda a reducir las respuestas autoinmunes y la inflamación. Los ácidos grasos también ayudan a promover la circulación en estos órganos.

Sin embargo, antes de darles suplementos de Omega 3 a nuestros animales, hay que consultarlo con el veterinario, ya que pueden ocurrir interacciones entre los medicamentos y los suplementos.

Dado que los ácidos grasos Omega 3 pueden disminuir ligeramente la coagulación de la sangre en las mascotas senior, estas interacciones son especialmente importantes a tener en cuenta en las mascotas que estén tomando medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) recetados para el dolor.

En estos casos, es posible que se necesiten análisis de sangre periódicos para detectar afecciones médicas preexistentes, antes de darle suplementos de ácidos grasos Omega 3.

¿Cómo obtener Omega 3?

Los aceites vegetales, como el aceite de linaza o el de soja, pueden proporcionar a los perros otro ácido graso Omega 3 llamado ácido alfa-linolénico (ALA), que es un precursor de EPA y DHA.

Sin embargo, los perros no son muy buenos transformando ALA en EPA o DHA. Por lo tanto, es mucho más eficiente proporcionarles EPA y DHA directamente. Las fuentes de estos ácidos son los aceites de pescado de agua fría (por ejemplo, aceite de salmón) y ciertos tipos de algas.

 

Los suplementos de ácidos grasos Omega 3 del mercado, pueden tener concentraciones muy diferentes de EPA y DHA. Además, la dosis de Omega 3 que se necesita para tratar un problema de salud del perro, no se conoce con certeza.

Por suerte, los ácidos grasos Omega 3 son bastante seguros, pero cuando se administran en dosis extremadamente grandes pueden provocar malestar gastrointestinal, problemas en el sistema de coagulación de la sangre y una disfunción del sistema inmune.

 

Al comprar un suplemento de ácidos grasos Omega 3, escoge una marca de confianza que proporcione la siguiente información, ya sea en la etiqueta del producto o en su sitio web: ¿Cuánto EPA y DHA contiene el suplemento? ¿Cómo purifican sus productos para eliminar contaminantes como el mercurio? ¿Cómo se preserva el producto para evitar la ranciedad?