Mi perro se come la comida del gato

La comida para gatos es muy atractiva para los perros, pero hay razones de peso por las que los perros deben comer comida para perros, y los gatos, comida para gatos.

Aunque ambos son los mejores amigos de cuatro patas que podemos tener, los gatos y los perros tienen diferentes requisitos nutricionales.

Mi perro se come la comida del gato

Los gatos son carnívoros, lo que significa que el ingrediente principal de su dieta debe ser la carne (es una necesidad biológica). Los perros, contrariamente a lo que se piensa, son omnívoros, y necesitan una dieta más amplia que únicamente carne para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Por esta razón, la comida para gatos es mucho más alta en proteínas que la comida para perros, gracias a su mayor porcentaje de carne.

Esta podría ser la razón por la que la comida para gatos es tan atractiva para los perros, ya que el olor y el sabor son más fuertes que su comida. Pero el hecho de que los perros lo deseen, no significa que deban comerlo.

Se podría comparar a lo que nos pasa a los humanos con los dulces: no es lo mejor para nuestra dieta, y si únicamente comiésemos dulces, nos pondríamos enfermos. Pero como algo puntual, no ocasiona ningún daño.

A menos que tu veterinario te recomiende lo contrario, la mejor comida para tu perro es la comida para perros, no la comida para gatos.

¿Qué pasa si un perro come comida de gato?

Si tu perro come una gran cantidad de comida para gatos con regularidad, o si alimentas a tu perro con comida para gatos en lugar de comida para perros, es cuando pueden surgir las complicaciones.

No es recomendable alimentar a los perros con comida para gatos de forma regular, ya que los alimentos para gatos no tienen todos los nutrientes que los perros necesitan para mantenerse sanos y fuertes, y como consecuencia, pueden desarrollar deficiencias de vitaminas y minerales.

Los perros pueden sobrevivir alimentándose con comida para gatos en condiciones extremas, pero el desequilibrio de nutrientes puede provocar malestar gastrointestinal, obesidad y pancreatitis.

Incluso si tu perro devora la comida para gatos con gusto, y no presenta efectos dañinos obvios, los altos niveles de proteína en la comida para gatos pueden ser dañinos para sus hígados y riñones.

Mi perro come comida para gatos ¿Qué debo hacer?

Si convives con perros y gatos, los perros van a comer comida para gatos en algún momento. Algunos lo roban del cuenco de comida para gatos, otros lo cogen de bolsas y contenedores de comida.

Comer comida para gatos no va a matar a tu perro, y los perjuicios de comer alimentos para gatos varían dependiendo de cada perro.

Los perros más duros y resistentes pueden no mostrar ningún signo de malestar estomacal, mientras que otros pueden mostrar signos de malestar gastrointestinal, como vómitos y diarrea. Si los síntomas persisten, acude a tu veterinario e intenta evitar que lo consuma en el futuro.

El mayor riesgo de que el perro coma grandes cantidades de comida para gatos, es la pancreatitis, que puede ser potencialmente mortal si no se trata a tiempo.

Los signos de pancreatitis incluyen: letargo, encorvamiento, pérdida de apetito, vómito, abdomen distendido, diarrea, fiebre y debilidad.

Para que las comidas no se mezclen, es esencial tener las zonas de alimentación separadas. Por ejemplo, poner el comedero de los perros en alto, donde los perros no puedan alcanzarlo. Si tu gato es mayor o tiene problemas de movilidad, en lugar de colocar la comida hacia arriba, ponla en un área cerrada.

En cuanto a mantener al gato fuera del comedero del perro, las puertas cerradas son la solución más barata y fácil. Simplemente alimenta a tu perro en una habitación separada, y no abras la puerta hasta que se acabe toda la comida.

También puedes alimentar a las dos especies al mismo tiempo para que se mantengan ocupados con su propia comida.

¿Cuánta comida para gatos puedo dar a mi perro?

Cuando se come ocasionalmente, generalmente la comida para gatos es segura, siempre y cuando el perro no muestre signos de irritación estomacal. Al igual que con cualquier nuevo alimento, hay que dárselo de poco en poco para asegurarse de que lo tolera y que no causa ningún otro síntoma.

Como regla general, trata de disuadir a tu perro de comer alimentos para gatos sin supervisión, colocando estos alimentos fuera de su alcance.

¿Pueden los gatos comer comida para perros?

Si eres un amante de los perros que también comparte su casa con gatos, hay una cosa más que debes saber. Los perros pueden comer comida para gatos sin tener consecuencias graves, pero los gatos no pueden sobrevivir solo con comida para perros.

La comida para perros carece de suficiente vitamina A y taurina, dos nutrientes que los gatos necesitan para vivir una vida sana y feliz; y la comida para perros también es deficiente en ácido araquidónico, un ácido graso que los gatos necesitan, y de los niveles adecuados de proteína.

Para la seguridad y la salud de tu mascota, limita la mayoría de su dieta a alimentos que hayan sido producidos específicamente para su especie.