Cuánto dura el embarazo de un perro

Si eres nuevo en la cría, o estás esperando ansiosamente el nacimiento de un cachorro de la camada de un criador, la espera puede parecer eterna.

Afortunadamente para nosotros (y para el perro), el período de gestación de los perros es mucho más corto que el de los humanos. ¿Pero exactamente cuánto dura el embarazo de un perro?

Cuánto dura el embarazo de un perro

El período de gestación normal en perros es de aproximadamente 63 días desde la concepción, aunque esto puede variar por varios días. Y aunque puede parecer una respuesta directa, la concepción a menudo es difícil de determinar.

La medición de las hormonas proporciona un marco de tiempo mucho más exacto para la gestación. Muchos criadores utilizan frotis vaginales y análisis de sangre para controlar las hormonas reproductivas durante el proceso de reproducción. Esto los ayuda a determinar el mejor momento para la cría, así como la duración de la gestación y la posible fecha de nacimiento.

En total pueden ser de 58 a 72 días desde el apareamiento.

El embarazo en perros es relativamente corto en comparación con los humanos, aproximadamente 9 semanas en total, y cada día importa. Conocer la duración del período de gestación es importante para la salud de la perra gestante y los cachorros, y se utiliza para controlar la nutrición y la atención veterinaria durante el embarazo.

¿Cómo saber si una perra está preñada?

Los humanos hemos desarrollado pruebas de embarazo instantáneas que facilitan la determinación de un embarazo. No es tan simple para nuestros perros. Lo más probable es que necesites visitar al veterinario para averiguar si tu perra está preñada.

Si es posible, asegúrate de decirle al veterinario exactamente cuando tuvo lugar el apareamiento, o por lo menos una estimación aproximada, ya que todos los métodos de prueba de embarazo para perros son sensibles al tiempo.

Existen cuatro métodos que los veterinarios pueden usar para determinar si una perra está embarazada:

Pruebas hormonales

Los veterinarios pueden evaluar la hormona relaxina para determinar si una perra está preñada. La relaxina se libera del tejido placentario solo durante el embarazo, lo que la convierte en una prueba de diagnóstico bastante precisa. Sin embargo, la perra debe tener al menos 30 días de gestación para que la prueba sea precisa. Las pruebas anteriores pueden tener un falso negativo.

Palpación

La palpación es la forma más económica y conveniente de diagnosticar el embarazo. A medida que se desarrollan los fetos, las membranas que los rodean crecen para formar sacos llenos de líquido. Estos sacos se pueden sentir entre los días 21 y 35 de gestación (aproximadamente de tres a cuatro semanas) y crecer hasta tener el tamaño aproximado de una pelota de ping pong.

Después de un mes, los sacos pierden su forma distintiva, y el útero desarrolla una sensación floja que se puede confundir con una acumulación de grasa o piometra.

Radiografía

Una radiografía es la mejor manera de saber cuántos cachorros espera la perra. Los rayos X son más efectivos en la etapa tardía del embarazo, ya que el cráneo y columna de los fetos no se ven con fetales no se ven con rayos X hasta los días 42-45.

Esperar hasta después del día 55 permite a los veterinarios dar un recuento exacto del número de cachorros esperados, y determinar el mejor momento para realizar una cesárea.

Ultrasonidos

Los ultrasonidos son la mejor manera de saber si una perra está embarazada al principio de la gestación. Los veterinarios recomiendan ecografías entre los días 25 y 35 de gestación.

Las ecografías no solo detectan el embarazo, sino que también determinan si el feto está vivo al registrar los latidos cardíacos fetales. También pueden utilizarse para descartar otras causas de distensión uterina, como una piometra, y pueden ayudar a calcular la edad gestacional de los fetos.

Etapas del embarazo de un perro

El periodo de gestación es comparativamente corto en los perros, lo que significa que los cachorros se desarrollan rápidamente dentro del útero durante un período de dos a tres meses.

Durante el primer mes, los embriones viajan hasta el útero, empiezan a desarrollarse. Para el día 28 o 30 un veterinario debe ser capaz de detectar latidos cardíacos de los fetos con un ultrasonidos.

Muchas perras no muestran ningún síntoma durante las primeras tres semanas de su embarazo. Estos son algunos síntomas a tener en cuenta durante el primer mes:

El desarrollo fetal es rápido durante el segundo mes. Los párpados se forman el día 32, y los dedos de los pies se ven el día 35. Las uñas se forman hacia el día 40, y el pelaje y el esqueleto aparecen unos días más tarde (día 45). Para el día 50, una radiografía puede revelar el número de cachorros de la camada, y la perra comenzará a buscar un lugar para parir el día 58.

Los signos de embarazo en la perra son mucho más obvias durante el segundo mes:

La perra está lista para parir al principio del tercer mes. El desarrollo del cachorro está casi completo para el día 58, lo que significa que los cachorros comenzarán a moverse a la posición de parto, en el canal de parto, durante los últimos días degestación.

Síntomas durante los últimos días de embarazo son: