Cómo quitar una garrapata a un perro

Eliminar una o varias garrapatas de un animal puede no ser agradable, pero es importante hacerlo de forma rápida y correcta. Una vez que sepas cómo, será un proceso bastante fácil.

Debido a que pueden transportar microorganismos infecciosos, cada año las garrapatas infectan a miles de animales y personas con enfermedades, como la enfermedad de Lyme, babesiosis y ehrlichiosis, entre otras.

Cómo quitar una garrapata a un perro

La transmisión de los patógenos puede ocurrir de tres a seis horas después de que se produzca la picadura de la garrapata, por lo que eliminarla rápidamente es clave.

Una garrapata tiene un cuerpo no segmentado. Las púas en forma de arpón de su boca perforan la piel para unirse a un huésped y alimentarse de su sangre.

Por eso, cuando hay que quitar una garrapata de un animal o humano, hay que sacar el cuerpo entero, sin dejar nada dentro.

Esta es la mejor manera de eliminar una garrapata de tu perro o gato, así que si has encontrado un amigo indeseado unido a tu peludo, sigue estas instrucciones para deshacerte de estos peligrosos parásitos.   Pero antes de comenzar el proceso, reúne todo lo que necesitas para eliminar la garrapata ofensiva de tu mascota.   Equipo que vas a necesitar:

 

¿Cómo quitar garrapatas a un perro o gato?

Utilizar unas pinzas es la forma más común y efectiva de quitar una garrapata. Pero no cualquier pinza funcionará. La mayoría de las pinzas domésticas tienen puntas grandes y romas. Debe utilizarse unas pinzas de punta fina para evitar romper la garrapata y diseminar posibles infecciones en el área de la picadura.

 

Para eliminar una garrapata de tu perro o gato, sigue estos sencillos pasos:

 
  1. Ponte los guantes: Las garrapatas portan agentes infecciosos que pueden infiltrarse en el torrente sanguíneo de un humano a través de heridas o roturas en la piel. Es mejor protegerse con guantes por lo que pueda pasar.
  2. Mantén la calma: Cuando te estés preparando para quitar la garrapata, debes mantener a tu mascota calmada, y para ello debes estarlo tú también. Al agarrarlos o pincharlos, los perros y gatos se pueden poner nerviosos. Si hay otra persona disponible, haz que sostenga a la mascota y la mantenga lo más relajada posible.
  3. Coge a la garrapata: Coge las pinzas y agarra a la garrapata lo más cerca posible de la piel del animal. Tenga cuidado de no pellizcar la piel de la mascota o se moverá y chillará. Con una presión constante, tira de la garrapata con un movimiento firme. No tuerzas ni sacudas la garrapata, porque la idea es que salga entera, y no dejar ninguna parte dentro.
  4. Examina si ha salido entera: Asegúrate de no apretarla ni aplastarla, ya que sus fluidos pueden contener material infeccioso. Después de extraer la garrapata, examínala para asegurarte de que has eliminado todas sus partes. Si no, tendrás que llevar a tu mascota al veterinario para que retire lo que quede en la piel.
  5. Mata a la garrapata: Coloca a la garrapata en un recipiente con alcohol, esto la matará. Una vez que la garrapata esté muerta, la mayoría de los veterinarios recomiendan mantenerla en el recipiente con tapa, por si acaso empieza a mostrar síntomas de enfermedad.
  6. Desinfecta la picadura: Utiliza un spray antiséptico o toallitas húmedas para desinfectar el sitio de la picadura, y manténlo vigilado para detectar signos de infección. Si el sitio de la picadura continúa rojo o se inflama, acude a tu veterinario.
  7. Recompensa a tu mascota: Después de eliminar la garrapata, premia a tu mascota por portarse bien. Dale una golosina y juega un rato con él como recompensa especial.
  8. Mantén vigilado a tu perro o gato: Asegúrate de vigilar atentamente a tu mascota durante las siguientes semanas para ver si desarrolla cualquier síntoma extraño (letargo, fiebre, fatiga, pérdida de apetito o inflamación de los ganglios linfáticos). Si tu mascota presenta alguno de estos síntomas, llévalo al veterinario inmediatamente.

Nunca quites una garrapata con los dedos; no solo es ineficaz, sino que la compresión puede inyectar más material infeccioso dentro del animal.

Después de quitar la garrapata, asegúrate de lavarte bien las manos, limpiar la zona de la picadura, y lavar las pinzas con desinfectante.